CARTA ABIERTA AL ELN, SEÑOR PRESIDENTE DE COLOMBIA, FARC Y PUEBLO COLOMBIANO.

Cada día despierto y me doy cuenta que esto es una pesadilla en vida, parece como si continuáramos en un sueño y realmente quiero despertar de él. Ver a mis padres y familiares sonreír, ver a mi hermano Andrés Felipe con su bella sonrisa, ver sus lunarcitos, sus cejas, decirle buenos días gordito, salir corriendo a esconderme…