Seleccione una Pagina

Reflexión sobre los pensumes de las carreras de geología en Colombia (2011

Documento de Discusión

REFLEXIÓN SOBRE LOS PENSUMES DE LAS CARRERAS DE GEOLOGÍA EN COLOMBIA (2011)

 

        DOCUMENTO DE DISCUSIÓN

 

  1. Hermelin, Abril 2011

 

Introducción

 

Pese a la actual demanda disparada que caracteriza los sectores mineros y petroleros de Colombia, es necesario plantear la validez del actual sistema de preparación de los profesionales colombianos a la luz de las necesidades presentes y futuras del país. Las actuales carreras de geología (3 en universidades públicas y una en universidad privada) y de ingeniería de geología (2 universidades oficiales) parecen suministrar profesionales con la calidad requerida. Sin embargo el crecimiento de las ofertas de programas de postgrado y la necesidad para los profesionales de mantener un buen nivel de actualización plantean nuevas realidades que deben ser consideradas.

Las preguntas fundamentales son las siguientes:

  1. ¿nuestros programas a nivel de pregrado si forman profesionales que puedan desempeñarse adecuadamente en los diversos campos de la geología?

  1. ¿Cómo suplir la necesidad de actualización que exige el rápido avance del conocimiento y de las tecnologías aplicadas en Ciencias de la Tierra?

 

¿Programas adecuados?

Colombia tiene particularidades:

  • La calidad relativamente baja de su bachillerado
  • El ejercicio profesional se inicia tan pronto se termina una carrera de 10 semestres
  • Una implantación relativamente tardía de programas nacionales de post grado.

Como resultado se generaron (desde hace unos 50 años) programas que tratan, a nivel universitario, de remediar el primer punto y facilitar el segundo.

Sin retomar la historia de los pénsumes en Colombia, existen tradiciones firmemente implantados en los programas de geología:

  • Una dosis a menudo excesiva de materias básicas en la carrera: matemáticas, física, química, estadística, etc.
  • Otra dosis de materias generalmente dictadas por los departamentos de humanidades: lingϋística, escritura, cultura general, etc.
  • Enseñanza del segundo idioma como parte de la carrera
  • Un proyecto final mal llamado tesis que a veces puede durar varios años, asumido por el estudiante en costo y en tiempo.

Ante esa situación (empeorada en las carreras de ingeniería de geología porque además hay que incluir materias relacionadas con ingeniería civil) se han intentado algunas modernizaciones:

  • Disminuir las materias básicas
  • Involucrar materias relacionadas con el medio ambiente en las humanidades
  • Reducir el proyecto final a su justa proporción
  • Mejorar la capacidad de expresión verbal y escrita a partir de trabajos personales del estudiante
  • Exigir un nivel adecuado del 2º idioma sin enseñarlo en el pensum

Por otra parte se deben mencionar innovaciones en algunos programas:

  • El semestre de práctica obligatorio y calificado
  • La adición de materias relacionadas con la capacidad administrativa y gerencial de los egresados y la preparación y evaluación de proyectos.
  • El contacto de los estudiantes con el quehacer investigativo de los estudiantes de postgrado y los profesores investigadores
  • La modernización en los sistemas de consulta y de reseña de bibliografías, como End note

Finalmente en el aspecto técnico científico se han debido integrar al pénsum materias como:

  • Teledetección satelital
  • SIG
  • Uso de GPS y otros artefactos modernos
  • Uso de programas de computo
  • Una geología de Colombia cada vez más profunda
  • Geología ambiental, una materia que surge en Colombia en la década de 1980
  • Materias de transición hacia programas de post grado, cada vez más difundidos
  • Cada vez más lecturas en idioma inglés
  • Uso generalizado de computadores e internet.

La discusión sobre lo adecuado de los programas debe por lo tanto basarse en estas modernizaciones y valdría la pena efectuar una  evaluación de su validez.

La actualización del conocimiento

Valdría la pena que el CPG hiciera una encuesta entre los profesionales matriculados para averiguar cuantos son los que después de la obtención de su diploma (licencia para ejercer) han tenido la oportunidad de mejorar sus conocimientos. ¿Cuántos postgrados, cuántas especializaciones o diplomas se han ofrecido en Colombia?  ¿Se le inculcará lo suficiente a nuestros egresados el hecho de que los conocimientos técnicos y científicos recibidos en la universidad tienen una validez relativa en el tiempo? ¿Cuánto le cuesta al país ese atraso? Creo que ese es un tema que debería preocupar al Consejo Profesional de Geología y deberían buscarse fórmulas para enfrentarlo: por medio de las asociaciones de exalumnos, por medio de cursos ofrecidos a nivel nacional o regional, por medio de materiales puestos a disposición en internet, etc.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*