Seleccione una Pagina

El regreso de cerebros a Colombia

El ex presidente Cesar Gaviria, convocó hace 20 años a un grupo de científicos e intelectuales, en los que se encontraban Rodolfo Llinás, Manuel Élkin Patarroyo, Eduardo Posada, Ángela Restrepo, Marco Palacios, Gabriel García Márquez, entre otros,  para que debatieran sobre la Colombia del futuro. Este grupo, al que decidieron llamar “Misión de los Sabios” llegaron a unas conclusiones plasmadas en 150 páginas, en donde expresaban la necesidad de formar a 20.000 doctores y crear 16 centros de investigación para el desarrollo del país.

En el informe llamado “Colombia: al filo de la oportunidad”, los sabios expresan que la educación es el órgano vital para lograr un cambio social, y un cambio de pensamiento, donde se aproveche al máximo la creatividad. Lastimosamente, luego de 20 años que este plan fuera fraguado, aún sigue sin cumplirse, ya que en el año 2011, solo se graduaron 644 doctores, contando con un total de 7.129 doctores en el país; una cifra muy lejana a lo que tenían planeado el grupo de científicos e intelectuales.

Colciencias con el ánimo de retomar lo que planearon, creó un programa llamado “Es Tiempo de Volver”, que busca traer a unos 200 colombianos que están estudiando o trabajando, en centros de excelencia internacional, para que ayuden en la docencia universitaria, la investigación y la industria, por mínimo dos años.

Varios “cerebros” tuvieron que emigrar, debido a la falta de oportunidades para estudiar una carrera científica en Colombia. Sin embargo, el gobierno cree que ahora,  las cosas en el país han cambiado y que es hora de pedir a esos cerebros que regresen a casa. Para esto el programa “Es Tiempo de Volver”, intenta convencer con una ayuda monetaria,  a 200 doctores que están en el exterior, para que puedan desarrollar sus capacidades en Colombia.

Esta no es la primera vez que se trata de traer a los “cerebros fugados” de Colombia. En gobiernos anteriores como en el de Belisario Betancourt y Cesar Gaviria, han tratado de reintegrar a los cerebros colombianos en el exterior, sin ningún éxito, ya que estos terminaban emigrando de nuevo. La directora de Colciencias Paula Marcela Arias, dice que este programa es más sólido que en tiempos anteriores, ya que cuenta con el apoyo de más de 14 instituciones  educativas y empresas.

Algunos directores de centros educativos y empresas, expresan su emoción a este programa,  como fuente para encontrar personal capacitado para la docencia en universidades, y  conectar  el conocimiento y la experiencia que tienen aquellos colombianos en el exterior con la academia.

Iván Darío Vélez,  fundador y director del programa de estudio y control de enfermedades tropicales de la Universidad de Antioquia, que coordina los grupos de investigación más importantes del país, señala que no hay un lugar adecuado de trabajo, y por esto varios de los doctores que ingresan al país, deciden irse nuevamente. También dice, que  hay varios inconvenientes a nivel legislativo que impiden que el país avance a ritmo de países desarrollados. Para varios académicos, es importante este programa, pero se debe estar muy de la mano con el estado para que sea exitoso.

Colombia está pasando por un momento ideal, para acoger planes y programas que incluyan a la ciencia y la educación, dado que las condiciones de seguridad y  economía han mejorado. El éxito de este programa se ha visto en distintos países como Corea del Sur, Argentina, India, Chile e Irlanda, en donde se ha logrado que los “Cerebros en fuga”  vuelvan a sus países de origen con políticas y planes de retorno.

El Gobierno se propuso convertir a Colombia en la nación más educada de América Latina hacia 2025, luego de acoger un estudio contratado por la Fundación Compartir, que revela fallas estructurales en la docencia del país.

Un problema para América Latina

Varios de los profesionales que tienen un grado universitario o de postgrado, prefieren irse al extranjero, para continuar su progreso académico y profesional. Este es un problema que le ha causado grandes costos a la economía de Latinoamérica.

La cifra de profesionales que abandonaron América Latina para irse a estudiar o ejercer en el extranjero creció un 155 por ciento, según la Unesco. Por ejemplo en el 2007, varios profesionales terminaron emigrando a países más desarrollados como Estados Unidos

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*